Vientos de Cambio | Winds of Change

Un día como hoy, pero exactamente un año atrás, armaba mi mochila, dejaba mi departamento y escribía cartas de despedida. Neil Young sonaba de fondo, y yo me preparaba para cruzar océanos en busca de un corazón de oro. Por aquél entonces apenas intuía que era mi propio corazón el que estaba en el crisol.

A mi cabeza volvía una y otra vez un pasaje escrito por el Che en una misiva a su madre. La carta en cuestión, decía algo del estilo: “En qué momento dejé el razonamiento para tener algo así como una fe, no lo puedo decir, porque el camino fue bastante largo y con algunos retrocesos”.

Muchas preguntas quedaron sin respuesta para mí. Escuché todas mis dudas y miedos, pero intuía que una vida llena de posibilidades yacía detrás de mi comodidad, y de las convenciones sociales.

Y cuando uno es capaz de sentir esto con todo su ser, un día simplemente abre la puerta, y va a su encuentro.

***

A day like today but exactly one year ago, I was preparing my backpack, leaving my apartment, and writing farewell letters. Neil Young was playing in the background and I was getting ready to set out on a journey in search of a heart of gold. Back then, I could barely guess that my own heart was the one burning in the crucible.

When did I leave behind reasoning to rely on something like faith? I simply cannot tell. The path was too long and with quite a few detours(*). I was leaving behind the life I had built to jump into the unknown, and many questions remained unanswered. I heard all my doubts, all my fears, but deep inside I knew there was a life full of possibilities, lying beyond my comfort zone and social conventions.

And when you can feel this with all your being, one day you simply open the door, and go for it.

(Translated by Marian Vilariño – Reviewed by Friederike Möhres)

(*)Che Guevara. Letter to her mother.

Anuncios

Publicado por

Marian

El 15 de Septiembre de 2014 soplé el mandala de mi vida y me fui a vivir a la India. Dejaba atrás mi familia, mis amigos, un hogar confortable y una carrera en ascenso. Pero soñaba despierta con profundizar mi experiencia y conocimiento del yoga en el lugar que lo vio nacer, así que reduje mi vida a 15 kilos de equipaje y partí. Durante casi medio año viajé sola por India y Nepal, formándome en yoga y meditación vipassana. Regresé a Argentina en Febrero de 2015 para dedicarme de lleno a la enseñanza del Yoga; actividad que ejerzo con devoción desde entonces. – Hari Om Tat Sat

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s